“La prostitución es el peor camino que puede llevar una mujer”, según el programa de AR

“La prostitución es el peor camino que puede llevar una mujer”, ha dicho hoy la presentadora del programa que lleva su nombre, el programa de Ana Rosa.

Como cada mañana, estaba hace unas horas viendo el programa.

La mayoría de veces me gusta, me entretiene y hasta en ocasiones tiene cosas interesantes. Pero siempre que hablan de prostitución…Me tocan la fibra sensible.

Hoy llevaban toda la mañana cebando con una investigación y entrevista a una universitaria prostituta.

Entre alguna de las bonitas cosas que se decían, he podido oír “ME PARECE QUE ES EL PEOR CAMINO QUE PUEDE LLEVAR UNA MUJER. ES UN DINERO QUE DESGRACIA LA VIDA DE LAS PERSONAS”.  Entonces, me viene a la mente que claro, según ustedes, si una chica estudia y es camarera ganando 700 euros por 8 horas genial y si se acuesta con un hombre cobrando en vez de gratis como hacen muchas chicas de su edad, por ejemplo, cuando salen de fiesta y se acuestan gratis o cuando se descargan aplicaciones de ligar, eso esta mal.

Pues quiero argumentarle que sí, que no es una frivolidad, y llevar esta vida si es llevar una vida fácil, mucho más que trabajar de becaria en un medio de comunicación. Y HABLO DESDE LA EXPERIENCIA.

Desde mi punto de vista, me siento bien haciendo esto. Mejor que nunca. La adrenalina de entrar en la habitación de un hotel me hace sentir diversión, alegría e intriga por cómo será la persona que tendré en el otro lado.

Llevo 2 años en esto y creo que ya puedo hablar de ello con propiedad.

Lo peor de todo es que ni siquiera lo estaban confundiendo con la trata. No hablaban sobre trata. No hablaban sobre mujeres obligadas. Hablaban sobre mujeres jóvenes y estudiantes. Y sobre lo sórdido que es que una mujer haga eso ¿?.

El primer argumento que utilizaban es que la mayoría no son estudiantes. Como si eso fuera un crimen. Vamos a ver, se llama marketing, argumentos de venta… ¿En qué actividad laboral no se exageran las virtudes y se minimizan los defectos? Pueden ser estudiantes recién graduadas de 26 años, chicas que empezaron a estudiar y lo dejaron, chicas que no son universitarias pero estudian cursos o idiomas… Qué más da. Es marketing. Como mucho de eso podrán quejarse los clientes, pero ¿Vosotros? ¿Qué es eso tan importante que habéis descubierto…que en el marketing no se dice toda la verdad? ¡Venga ya!

El segundo argumento es que las chicas se ven abocadas debido al descenso de becas. Pues las habrá que sí, pero yo conozco chicas de 20 años que tienen la vida costeada por sus padres y que simplemente les apetece hacerlo. Curiosidad, morbo, adrenalina… Y muchas veces, seguridad.

Les aseguro que yo tengo más sexo seguro y utilizo más preservativos que muchas mujeres que lo hacen “por amor” en relaciones “normales”.

Mire, señora Ana Rosa y compañía.  Yo ya fui a lo universidad hace diez años, a los 18, y ojalá hubiera conocido la prostitución mucho antes.

Solo hace dos años que empecé, y sí. Llevo mejor nivel de vida que antes. Y en cuanto a nivel de vida no hablo de comprar bolsos de lujo ni zapatos de marca (que tampoco pasaría nada). En mi caso, cuando hablo de nivel de vida hablo de no tener que contar euro a euro cada día. Hablo de poder vivir sin mirar lo que gasto cuando voy al supermercado cada semana, hablo de poder ir a tomar un café cuando quiera o a cenar una vez a la semana. Hablo de poder estudiar una segunda carrera en una universidad privada y hablo de poder viajar una semana en agosto. De eso hablo cuando hablo de nivel de vida.

Y además, me ha proporcionado algo que valoro igual o más que lo anterior. Me ha proporcionado tiempo. Cuando tu actividad no te lleva más de una hora al día o incluso pocas horas a la semana…. Tienes tiempo para estudiar, pasar tiempo de calidad con tus seres queridos y ayudarles en lo que necesiten, realizar voluntariados y sobretodo, leer. Nunca había tenido tanto tiempo para leer como ahora, que leo varios periódicos al día y varios libros a la semana. Y eso, no se paga con dinero.

Todos estos beneficios no me los ha proporcionado ni mi licenciatura, ni mi Máster, ni mis prácticas en cadenas de televisión. Dudo mucho que la razón sea mi validez profesional o la mala suerte. La mayoría de las mujeres que conozco que terminamos la carrera en plena crisis y no tenemos el respaldo familiar de por vida, nos encontramos en situaciones parecidas. Y sí, tengo familia, y que me quiere mucho, pero oiga, no todos los padres quieren costear (y me parece bien) la vida de sus hijos hasta los 20, 30 o 40 y no todos tenemos una familia que vive en una ciudad donde poder vivir gratis en casa de los padres y subsistir a base de prácticas.

Así que no, ni la licenciatura, ni el máster, ni las prácticas, ni los trabajos que con la crisis devaluaron los sueldos una media de un 50% ni tampoco mis padres, que dentro de sus posibilidades, me dieron todo lo que pudieron, me han proporcionado un nivel de vida “decente”.

Eso solo, hasta el momento, me lo ha proporcionado la prostitución.

Porque… Cuanto tienes que pagar un alquiler, aunque sea en piso compartido, pagar la luz, el agua el gas, Internet, comida… (Dígame que alto nivel de vida estoy describiendo aquí.), nos ponemos en cuanto, querida Ana Rosa, 600/700 euros necesarios para sobrevivir?  Se puede, con los 300 o 600 que he cobrado toda la vida como becaria? O con los 700 del salario mínimo?

Y ya no estoy hablando de poder viajar, comprar ropa, un coche, una casa o ahorrar. Hablo de sobrevivir. ¿Usted y su cadena aportan eso a sus becarios? ¿Sabe usted que durante la crisis un 50% de licenciados estábamos en paro? ¿Sabe usted cuantos jefes de empresas “normales” acosan a sus becarias, le dicen palabras obscenas, las tienen trabajando 10,12,14 horas al día cambio de un contrato indefinido como máximo, de 800-1.000 euros? ¿Eso es lo máximo a lo que puedo aspirar en la vida? No, señora Ana Rosa y compañía, el esfuerzo no siempre conlleva una recompensa. A veces, hacer uso de otros tipos de inteligencia te aportan mucho más.

Y sí, también he tenido contratos indefinidos…Y sí, también ahí sentía como mi seguridad económica pendía de un hilo.

Y si hablamos de futuro… ¿Qué pasa con las mujeres que no queremos depender de un novio para poder, algún día, comprarnos un piso? ¿Y de las que no queremos depender de padres ni parejas para poder tener algún día poder conciliar si queremos tener un hijo? ¿Costea usted eso?

¿Qué diferencia hay entre la universitaria que por las tardes se acuesta libremente con un hombre por 150,200 o 400 euros la hora y la que sale de fiesta y lo hace gratis?

He trabajado de becaria, panadera, periodista, azafata y prostituta.

¿Y sabe qué? Me quedo con lo último. Una y mil veces. Y le aseguro que no tengo ninguna enfermedad mental cuando digo esto (al menos diagnosticada y hasta el momento).

Aquí he conocido a gente interesante y aun nadie me ha agredido en 2 años. ¿Me pueden agredir alguna vez? Pues sí, puede pasar. ¿Pero sabe qué? Eso ya me ha pasado a mí, y al 90% de mis amigas y conocidas. Por la calle, con amigos, en una discoteca o con parejas.

Sí, me puede pasar pues me relaciono con personas, y alguna me puede salir rana. Y si me pasa, me parecerá igual de mal como si me pasara en cualquier ambiente en el que me relaciono con todo tipo de personas.

Ellos no son ni santos ni malvados. Los hay de mejores o de peores. Pero por regla general, son hombres que quieren pasar un rato (una hora, una cena, un fin de semana) pues o están de viaje por negocios, o simplemente les apetece sexo sin compromiso. ¿Son peores ellos, que pagan por un servicio que alguien quiere dar libremente, que los que se aprovechan sentimentalmente del “amor” para obtener eso mismo, sexo?

Hombres de familia, jefes de empresas, con trabajos normales, familias normales, vidas normales… Compañeros de trabajo, familiares, conocidos…Por estadística, alguno de mis clientes será conocido tuyo y nunca lo sabrás. Porque tenemos pactos. Porque nos respetamos. Porque valoramos la discreción. Porque sabemos que es duro sentirse juzgado. Y ni estamos drogados, ni estamos desestructurados, ni esclavizados, somos personas normales, sin más vueltas.

Hasta aquí mis argumentos que, por otro lado, no creo que nadie deba tener que dar. Porque si no estoy cometiendo ningún delito, ni haciendo ningún daño emocional a nadie, soy libre. Libre de hacer lo que me dé la gana, con quien me dé la gana y a cambio de lo que me dé la gana. Lo que haga con mi cuerpo es cosa mía. Que lástima, que si utilizas las manos para trabajar esté bien visto, sean cuales sean las condiciones, y si utilizas los genitales, esté mal visto. Pues a lo mejor para usted los genitales son tan importantes y sagrados que teme que alguien se los pueda tocar. Para mí no son más que una parte de mi cuerpo y no me supone ningún pudor sino una diversión y una forma de pasar un buen rato relacionarme a través de ellos.

Preguntaba el periodista a la chica entrevistada si ha llorado y ella ha admitido que una vez. En mi caso, por mis clientes no suelo llorar.

Sin embargo, usted, sus comentarios y los de sus compañeros de mesa, casi me han hecho llorar. De impotencia. Porque me parece muy injusto, que se hable de algo que no se conoce de primera mano, emitiendo juicios de valor y afirmando que “es el peor camino que una mujer puede tomar” como si las que decidimos tomarlo fuéramos unas parias, unos despojos humanos, unas mierdas pinchadas en un palo. Eso sí duele. Acostarme con un hombre y obtener a cambio una compensación económica decidida por mí, de momento no me ha dolido. Podría incluso, numerar las razones por las que no me siento esclavizada, sino empoderada con la prostitución. Pero lo dejo para otro momento.

¿Y no tiene nada negativo esto? Pues sí. El estigma. Oír las palabras que hoy he oído en su programa. Eso es lo único malo. Y puedo entender que haya gente que no lo comprenda, cada uno tiene sus limitaciones mentales… Pero que en base a esas limitaciones se emitan estos juicios de valor sobre personas a las que no conoce, duele y no lo puedo entender, ni podía dejar pasar.

Muchas veces, en temas de feminismo, acoso y muchos otros que se debaten en su mesa, comparto su opinión y creo que muchas veces realizan un gran trabajo.

Pero en temas de prostitución…

Por favor no le deis la vuelta a la tortilla y utilicéis palabras y tonos que dan a entender que la prostitución es el infierno. Por favor. Y enserio, ¿A quién hago daño haciendo esto? ¿A quién hacen daño los hombres que deciden buscar a una chica de compañía que libremente quiere estar con él? ¿A quién? Y si la respuesta es a nadie… ¿Quiénes sois vosotros para juzgar eso?

Anuncios

7 respuestas a ““La prostitución es el peor camino que puede llevar una mujer”, según el programa de AR

  1. Hola,
    La verdad es que llevo leyendo diferentes blogs desde hace 5 años, de vez en cuando leo algún que otro libro, trato de escuchar a la gente de mi alrededor, en mi trabajo…, vamos, intento captar la singularidad de la gente para tratar de aprender algo, que falta me hace.
    Y una vez dicho esto decir que jamás he escuchado ni leído un mensaje tan potente, tan contundente como el que acabas de poner.
    Me acabas de mandar una bomba atómica al centro de mi cerebro; pero bueno, que más da, no soy nadie en particular, ni influencer, ni pollas…, quienes deciden posiblemente nunca lean tu post o no lo entenderían.
    Lo importante es que hoy he aprehendido algo más.
    Gracias por compartir tus experiencias.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me ha sentado fatal la comida viendolo.
    Justificaba algo así como que una mujer por trata o con una situación de vida precaria, con hijos por ejemplo. que la prostitución era entendible/admisible, pero que hacerlo simplemente por llevar un tren de vida “alto” porque es “fácil” que le parecía horroroso.

    Y yo me pregunto, ¿donde queda el rasero de moralidad?
    ¿Acaso ella no recibe “acoso” o algún tipo “violencia” por estar en un medio televisivo que de cierta manera te hace vulnerable?¿Que tipo de necesidad tiene esta mujer para seguir en ese trabajo después de “toda una vida televisa”?¿Quizás llevar un tren de vida alto?¿Le gusta su trabajo?
    ¿Cual es la razón que le lleva a juzgar con tanta autoridad y sin prejuicio alguno a una chica, que sabe perfectamente lo que está haciendo y decido hacerlo?
    ¿Acaso ella no a sufrido, llorado por el trabajo que hace libremente y sin ningún tipo de necesidad económica?

    Resulta mas moral y normal que un chico utilice herramientas de “manipulación” “seducción” para tener sexo con alguien que no le interesa ni lo más mínimo, que alguién libremente acuerde y pacte una cita con una persona.

    ¿Cuantos problemas personales encadena ser engañado y o utilizado por alguien habiendo sentimientos?.
    ¿Que hace que se convierta en algo horrible un acuerdo/entendimiento con dinero?

    Gracias Sofia, y suerte con tus examenes

    Le gusta a 1 persona

  3. La verdad es que la prostitución es un tema recurrente en los debates, cuando no saben de que hablar. En este, como en cualquier tema, hay que hablar con conocimientos reales del asunto y no caer en tópicos. Es más importante, como apuntas, hablar sobre la trata y la explotación. No de quien lo hace libremente.
    También sería deseable que se hablara más de temas como el paro y la corrupción política, por ejemplo.
    También sería importante no satanizar la profesión y no dar lecciones de moral o de comportamiento. Nadie está en posesión de la Razón o la Verdad, ni debe imponerlas.
    Y, para acabar, decirte que estoy totalmente de acuerdo con tu artículo. Que pases un buen finde, Sofía. Un beso 😘 😘 😘 😘 😘

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola Sofía.

    Vaya por delante que no he visto el programa ni lo que en el se ha dicho. Pero con lo que expones y como te ha sentado creo que puedo hacerme una idea bastante buena. El asunto de la prostitución es algo recurrente y lo de estigmatizar a las mujeres se decidan a ejercerla, es el siguiente paso en lo que llamo la “escalada del mundo ideal.” Ese mundo en el que otros deciden lo que esta bien o esta mal y los demás no tenemos ninguna opinión valida, ni por supuesto, opciones de hacer algo diferente para cambiar esos dogmas.

    Y son tan dogmáticos, tan convencidos de que tienen la razón sobre nosotros que hasta confunden dos temas tan diferentes como son la trata de mujeres (que no siempre está relacionada con la prostitución), y la elección personal de tener relaciones basadas en un pacto económico y no en sentimientos o ganas de sexo. Quiero dejar muy claro que la trata me parece un negocio asqueroso y que algunas veces no se persigue como debería porque la confunden con el tema que estamos tratando (vuelvo a repetir que muchas veces no están relacionadas) y en vez de resolver aquel, que tiene puntos mucho más oscuros, tratan de convencernos que evitando la prostitución (y condenándola y calumniándola) acabaran con la trata. O son unos ingenuos o tan fanáticos que no ven delante de sus narices.

    A veces me da por pensar que la persecución y la estigmatización vienen dadas por la envidia y el deseo de control. Porque estos “gurús” que deciden que está bien o que está mal no soportan que le salgan voces discordantes, y que además sean felices y consecuentes con su elección. Si soy yo, que tengo que escuchar bastantes estupideces, por haber tomado la decisión de vivir sin pareja sentimental y no crear ningún tipo de familia hace ya tiempo, no me quiero imaginar lo que pueden acabar diciendo de alguien que toma una decisión como la tuya. A fuer de repetirme, creo que fue una decisión valiente y consecuente y no puedo estar más de acuerdo con tus argumentos para tomarla. Que no es un camino seguro…. Si lo único seguro que hay en esta vida es la muerte, que más le da a los demás como queremos vivirla cada uno.

    No puedo dejar de comentar que la prostitución ha existido siempre y en muchas sociedades ha estado bien vista e incluso alentada por las autoridades. No hay más que leer los libros de historia (pero los de verdad, los que están en las bibliotecas) y descubrir las hetairas en Grecia o las sacerdotisas de Isthar en Babilonia. Y no hace falta irse tan lejos, que en todas las ciudades hispanas que se preciaban existían mancebías (algunas de ellas hasta pertenecían a la iglesia.. ), donde estaban hasta protegidas y sometidas a control de los médicos de entonces, que pagaban sus buenos impuestos y eran fuente de ingresos en la corona. Si hasta se permitía a la mujer que así lo decidía y cumplía una serie de requisitos ejercerla en su propia casa. No me resisto a contar una jugosa anécdota (y de paso frivolizar un poco el asunto) de cómo dos señoras de la alta burguesía del siglo XIX trataban de decidir cual de sus familias era más adinerada, y lo resolvieron contando cuantas mantenidas (como se las llamaba entonces ) tenían sus respectivos maridos.

    ¿De donde viene entonces la persecución actual a este mundo ? Mi opinión es que a finales del siglo XIX y principios del XX (sobre todo a partir de la primera guerra mundial), se produce un cambio en la forma de entender el matrimonio. Hasta entonces, era un contrato económico por el cual la mujer era entregada al hombre ( ¿os suena de algo?), muchas veces formando parejas aberrantes de personas que no tenían nada en común, y encima para toda la vida. Esto se cambia por matrimonios por sentimientos (que a mi modo de ver después de 100 años de experimento ha sido una terrible equivocación) lo que conlleva una convivencia que en el otro tipo de matrimonio no existía o que directamente se eludía. A esto hemos de añadir que las religiones empiezan a preocuparse porque este tipo de matrimonio no está orientado (al contrario que el antiguo) a tener descendencia, así que ven que el negocio se les acaba y comienzan una ofensiva de marketing en la cual todo lo que aparte a la pareja de tener hijos es pecado y todo lo que se aparte de sus dogmas y piense por su cuenta (¿os suena?) es un ser sin ningún tipo de moral. Y desde entonces….

    En fin, para que continuar. Nada hay más bonito que las personas que deciden libremente lo que quieren hacer y que los demás no se metan a juzgarlas. Pero de momento eso es algo que todavía no podemos disfrutar….

    Un beso, Manolo.

    PS: feliz cumpleaños y mucha suerte con los exámenes..

    Le gusta a 1 persona

  5. Ok, Sofía, un fantástico alegato a favor de la libertad, más que de la prostitución, y, como de costumbre, bien escrito. Sin embargo, hazte estas preguntas y trata de contestarlas con toda honestidad:
    ¿Cuántas prostitutas han elegido realmente su profesión?
    ¿Cuántas prostitutas eligen a sus clientes?
    ¿Cuántas prostitutas ganan 150 euros o más por hora?
    ¿Cuántas prostitutas sienten verdadero placer con los hombres con los que se acuestan?
    En definitiva, ¿a cuántas prostitutas les gusta su oficio? Yo he hablado con algunas y te puedo decir, por su experiencia, que casi todas han acabado teniendo una visión bastante negativa de los hombres. Una cosa es que te acostumbres a tu trabajo y otra muy distinta que te guste.
    Por lo demás, suscribo plenamente tu manifiesto a favor de la libertad de elegir prostituirse o no. El problema es que esa libertad de elegir es, en muchos casos, más ficticia que real. Y no creo que una chavala de 18 años tenga siquiera la madurez psicológica suficiente para afrontar esa decisión

    Me gusta

  6. Es publicidad encubierta. Son los 400 milloncejos que el pacto para violencia de género ha destinado contra la prostitución. 400 millones para las nazifeministas.
    Esto es lo que hay
    Te vas “ajartá” durante un año al menos.

    Le gusta a 1 persona

  7. Sofía, estoy muy de acuerdo con lo que dices. Pero pasa eso con el periodismo: Hablan de todos los temas y sin saber bien que dicen, ni a quién perjudican o benefician.

    Cuando un tema es muy específico, como es este de la prostitución, la mayoría de personas no tiene ni idea y comulgan con los que en la TELE se diga. Pasa con todos los temas. Como sepas mucho de algún asunto y escuches lo que esas “mesas” dice sobre el, de das cuenta que sólo hablan de oído. Sin rigor.

    Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s