Disfruta Sofía, disfruta…

Todo empezó de la mejor manera posible. 15 días antes recibí un correo de él donde me contaba que iba a estar en Madrid para un congreso en el que era ponente y que le gustaría conocerme. Me contó un poco de él, a que se dedicaba, lo que buscaba, y me gustó todo, todo y todo. La tarde del encuentro estaba ilusionada aunque intentaba quitármelo de la cabeza. ‘Gestión de expectativas’ me repetía a mí misma. Además había tenido unos días regulares por cosas mías y pensé que igual mi necesidad de una cita súper guay me iba a invadir e iba a esperar demasiado de la otra persona. Así que mientras, y para estar perfecta para él, pasé la tarde entre esteticiens, peluquerías, compras, etc.

La cita fue de 10. Primero fuimos a ver una obra de teatro llamada ‘tu no me vales’.

Una vez sentados en nuestras butacas hizo algo que me llamó tremendamente la atención. Sacó el sobre y me dijo que en principio me daba lo acordado y que luego si estaba a gusto y quería quedarme toda la noche sacábamos cuentas.

La obra de teatro me gustó sobre todo por la moraleja (me encantan las moralejas cuando son buenas): Cuando alguien te diga que tú no le vales, en el plano emocional o profesional, desdramatiza que eso le pasa a todo el mundo, dale una patada en el culo y sigue adelante… (Bueno más o menos era así la moraleja aunque no exactamente).

Después del teatro fuimos a un japonés cercano a la gran vía (porque quería tenerme contenta y sabía que me apasiona el japonés) donde había reservado un espacio para los dos, con mesas típicas de esas en las que te sientas en el suelo y que tanto me gustan.

Después del teatro, la cena y un paseo por la gran vía llegamos al hotel. Como ambos estamos de acuerdo en todo, todo fluye. Nos entendemos a la perfección, hablamos el mismo idioma.  Primero me ducho yo y luego él. Cuando sale del baño yo estoy en la cama, con mi lencería y muchas ganas de tenerle entre mis brazos ya que el tiempo del teatro y de la cena ha aumentado muchísimo mi excitación. Casualmente (esto ya no siempre tiene porque ser así, pues cada uno es diferente en el sexo, pero en este caso si se dio, también nos gustan las mismas cosas en la cama) Al principio se pone encima de mí y me penetra sin parar. Luego me coge y sin mediar palabra me pone a 4 patas, me penetra desde atrás y no puede evitar correrse enseguida….Le gusto demasiado para poder aguantar.

En el post coito hablamos de política, economía, el origen de la especie humana y del independentismo catalán. (A ver surgió hablar del origen de la especia humana porque es un tema que me atrae mucho últimamente ya que lo estuvimos dando este año en la universidad, y empecé a leer sobre ello y además este hombre me dio una perspectiva diferente).

Pronto le ataco porque estoy muy cachonda (el verano me pone a mil), me pongo encima de él y empiezo a cabalgar. Pero él es dominante en la cama (dios no hay cosa que me guste más) así que me cambia de postura, se pone encima y luego de repente me aparta y me pone de nuevo a 4 patas hasta que nos corremos los dos.

No le veo porque le tengo detrás pero le oigo gemir y embestirme más fuerte como señal de que se está corriendo justo al mismo tiempo que yo, que lo hago frotando mi clítoris con mis dedos y sientiendo sus embestidas.

Al acabar, me pregunta si me quiero quedar a dormir pues le apetece mucho dormir conmigo y pienso ‘¡por supuesto que sí!’ A mí también me apetece mucho despertarme con este hombre al lado. Así que me preguntó cuánto era pasar el resto de la noche conmigo, me lo dio y seguimos hablando hasta que sobre las 2 de la mañana caímos exhaustos, sobre todo él, y nos dormimos, hasta que a las 6 me despierto y le oigo en el baño. Toco mis braguitas y noto lo mojada que estoy. Cuando vuelve a la cama nos abalanzamos mutuamente y nos damos unos buenos días llenos de sexo, pasión y también conversación, abrazos y complicidad. Le agradezco una y mil veces la noche que hemos pasado igual que él a mí, cuando me doy cuenta de que son las 8.

Así que  me visto y me voy corriendo a casa pues a falta de unos padres que me controlen tengo una portera que me vio salir anoche y como no había pensado en que esto se podía alargar, no había llevado ropa para cambiarme. Así que el pensar en llegar a casa y que la mirada de la portera sea la de  ‘dónde habrá dormido esta’, me motivaba poco. Como decía, me fui corriendo a casa y no me la encontré de milagro. Me doy un baño relajante, desayuno y escribo mientras no puedo olvidar las palabras que me decía mi amante mientas estaba detrás de mí, follandome a cuatro patas: ‘Disfruta, Sofía disfruta…’

ultima

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s