Dejarnos llevar por el instinto sexual

El instinto es una conducta heredada que se manifiesta en todos los individuos de una especie con el propósito de la reproducción. Sin embargo,  en el caso de los humanos la sexualidad no sólo satisface la necesidad de reproducción sino también la necesidad de afecto, de comunicación, de intimidad y de placer. La sexualidad humana es única porque contiene elementos simbólicos, eróticos, placenteros y como las demás especies la posibilidad de concebir descendientes. Si nos olvidamos de las convenciones sociales, estigmas o prejuicios y nos dejamos llevar por nuestra pasión, deseo y genitalidad, realmente nuestro instinto sexual es increíble, sobretodo cuando nos encontramos con esa persona que te enciende, te apasiona, te excita.

Dejarnos llevar por el instinto sexual es sentir, es tocar la piel del otro, besar, desnudar, sentir las embestidas, una y otra vez, primero moviéndote tú y luego yo, cambiando de postura pero siempre volviendo a la más clásica de todas, tú arriba diciéndome que no pare de moverme así, sintiéndome parte de ti y al revés. Dejarnos llevar es no reprimir esos gemidos, gritos, esas palabras que se dicen para aumentar la excitación del encuentro, los besos por todo el cuerpo, la lengua recorriendo las partes más recónditas de la anatomía del contrario, la sensación de placer, la subida de temperatura, los jadeos  y el calentamiento de los sexos, los fluidos, los olores, la pérdida de control, de la razón, del sentido, de la vergüenza y de los miedos. Dejarse llevar es hacerlo como animales, sin límites, guiándonos solo por el instinto, derritiéndonos de placer, vivirlo intensamente, disfrutarlo y alborotarse el cabello y la capacidad de raciocinio como si el mundo se fuera a acabar mañana o como si no hubiera un mañana, porque lo único que importa es el presente, la noche que vivimos juntos en la que desaparece todo, en la que no importa la hora, ni los minutos, ni los segundos. Solo los dos. Tú y yo. Hasta que nos cansemos, hasta que no podamos más, hasta que caigamos exhaustos, tu debajo y yo a tu lado, con mi cabeza entre tu pecho, respirando, hiperventilando y escuchando como tu corazón palpita a mil por hora. Eso es dejarnos llevar por el instinto sexual.

imagen1

Anuncios

One thought on “Dejarnos llevar por el instinto sexual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s