La “conciencia”

Aunque sea muy liberal sexualmente, fui criada (como la mayoría) en una sociedad y familia clásica, de pueblo, religiosa y muy tradicional. Gracias a que salí de casa a los 18 años para estudiar en la universidad, vi mundo, viví experiencias y empecé a valorar las cosas por mí misma. Así es como he llegado hasta donde estoy ahora, que para nada es un fin, sino un punto de mi vida en donde hago lo que me da la gana (siempre que no haga daño a los demás). Estoy feliz, contenta y alegre con lo que hago. Solo llevo dos meses y no he tenido ninguna experiencia negativa, he conocido gente extraordinaria, he tenido más sexo seguro que nunca, y practico idiomas que hacía años que solo los utilizaba en clases particulares. ¿Cual es el problema de lo que hago? Ninguno. ¿Y porque de vez en cuando en mi mente aparece una vocecita que dice… ‘Madre mía, si la gente que te quiere se enterara…’.

Aunque cuando me vienen esos pensamientos a la cabeza leo a mujeres extraordinarias como Anna Alba , Natalia Ferrari ,  Oihane Zuria, y Paula Vip y se me pasa! 😉

De hecho, me resulta extraño pues soy una persona fuerte (no siempre lo he sido, pero en los últimos años ciertas experiencias me han hecho convertirme en alguien fuerte), y fuerte en el buen sentido;  una persona que se abre a quien merece la pena y que es capaz de ayudar a los demás con sus problemas. Y si soy fuerte…¿Porqué hay días que aparece esa voz de la “conciencia”?

He leído muchos libros sobre psicología pero tendré que leer alguno más específico sobre este tema. Mientras, os dejo este artículo sobre la supuesta conciencia que me parece interesante y del que extraigo principalmente las siguientes conclusiones:

  • Nos inculcan desde niños un catálogo de conciencia moral en el que hay dos apartados separados por una gruesa línea roja: lo que está bien y lo que está mal. Por lo general, los padres o tutores solamente son los transmisores de una moral que ya ha sido establecida por alguna autoridad. Así, aprendemos a valorar lo bueno y lo malo a partir de la religión, la ley, la cultura o cualquier otro conjunto de principios que rija una sociedad.

  • Muchos de esos principios y valores están lejos de ser razonables, en la mayoría de los casos precisamente por el carácter absoluto y poco flexible con el que vienen impuestos. Además, a veces se basan en prejuicios, miedos insanos o deseos inconfesables.

  • Todos los catálogos morales incluyen alguna suerte de irracionalidad. Mucho de esos catálogos está dirigido hacia el comportamiento sexual y la relación que se mantiene con el poder.

  • Muchas personas interiorizan profundamente esos mandatos y en su vida adulta son presas fáciles de la culpa. De hecho, llegan a sentirse culpables incluso si se les pasa por la mente cuestionar los preceptos bajo los que han sido educados.Se sienten “malos” si ponen en cuestión el comportamiento de sus padres o la validez conceptual de una religión.

  • Precisamente, una de las tareas de un adulto sano es la de decantar esos valores, o antivalores, en los que ha sido educado. A diferencia de la moral, la ética es una construcción personal, que no tiene una alta rigidez y se basa en una valoración más objetiva de uno mismo y del mundo, a la luz de las razones.

Artículo de Edhith Sánchez

Esa voz que algunos llaman “conciencia”

 

 

Vaya el post de hoy no ha sido tan divertido como os tengo acostumbrados! Pero a veces necesito utilizar este espacio tanto para compartir experiencias como para compartir pensamientos, pues muchas veces es necesario escribrir para aclarar ideas  o simplemente desahogarse.

Por cierto cualquier recomendación para quitarme esa vocecita interior es bienvenida. ¡Besitos!

 

 

Anuncios

4 thoughts on “La “conciencia”

  1. uno puede ser soldado y matar por el interes de su patria y ser un heroe, puedes ser politico arruinar a miles de personas, robar lo que te salga de las narices y te seguirán votando
    pero si tienes un trabajo en el ofreces una experiencia totalmente placentera y que no hace daño a ninguna de las dos partes te toca ir al infierno.
    es la doble moral de la que parece que no nos vamos a librar en la vida

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s